Ahora: Las Estrellas del Este brillaron en Marcané.

Fundamental. Ese es el matiz que ha adquirido el Juego de las Estrellas del béisbol holguinero, cuya sede acogió el pasado 21 de marzo, en el poblado de Marcané, perteneciente al municipio de  Cueto y donde los peloteros del Este vencieron en par de ocasiones.
La Serie Provincial 42 tuvo un colofón sideral, primeramente con el enfrentamiento entre veteranos, saldado mediante victoria del equipo del Este, 3-0, en cinco entradas.
¿Recuerdan a Alfredo Sánchez, “Furia Blanca”? Pues fue el lanzador ganador, ayudado por un cierre de Yoennis Duboys, uno de los varios campeones nacionales de la pelota holguinera de 2002 presentes en el estadio del referido Consejo Popular.
Peloteros de diferentes épocas deleitaron al público asistente: Mariano González, Orlando Figueredo (fue mánager del oeste), Héctor Salomón, Jorge Cruz, Juan Enrique “El Látigo” Pérez, Yoannis Quintana, Alberto Cabrejas, Ramón Melanio Zaldívar y Felicio García, entre otros.
Luego, vino la competencia de habilidades, donde Ernesto Torres se vistió de bólido y consumió menos tiempo que todos en las carreras de home a primera base y la vuelta al cuadro. Su compañero de equipo, Iván Prieto, fue quien más se acercó en el tiro al barril y Michel Gorgüet revalidó su liderazgo en cuadrangulares de 2017.
Con todos los entrantes degustados, llegó el plato fuerte de la jornada: el desafío entre luminarias activas. Y los jugadores del este imitaron el desenlace de sus antecesores, pero con marcador de 6-4.
Para ello descontaron desventaja temprana de cuatro carreras, igualándola en el cuarto inning y sobrepasándola dos entradas después. MarnolkisAguiar (3-2, tres impulsadas) sonó el jonrón decisivo, con un corredor a bordo.
Yudelkis Guzmán entró como relevista y se apuntó la victoria, mientras para Dainier Cabrera fue el patinazo. El prometedor receptor Iván Prieto (4-2, una impulsada y un doble) sacó la cara a la ofensiva por los del oeste.
Otro que tiene un mundo por delante, el serpentinero derecho Rafael Sánchez, mundialista juvenil, no permitió libertades en el episodio conclusivo y se acreditó el salvamento. Ocho jits conectaron ambos elencos, en partido efectuado a siete capítulos.
Si algo hay que resaltar de lo acontecido este martes fue el regalo hecho a Marcané —envuelto en la zafra azucarera— y Cueto con la celebración del encuentro allí.
Lo único que hay que señalar fueron las ausencias de algunas estrellas. Es un desaire dejar plantada a la afición, deseosa de ver a lo que más brilló y brilla en el béisbol de nuestra provincia.
Autor  Nelson Rodríguez Roque
FuenteAhora.cu

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.