Ahora: Los sueños de Noelvis González y sus Cachorros.

Al parecer el batallar de tres temporadas como manager, con buenos tiempos y tempestades, con adeptos, críticos y detractores, ha calado en el pensar y hasta en el comportamiento de Noelvis González Matos.

Ya son varias las extensas entrevistas que he tenido con este apasionado del béisbol, desde que asumió por primera vez las riendas del equipo Holguín para una Serie Nacional de Béisbol, pero en la conversación más reciente los asuntos tratados desbordaron la actualidad y perspectivas inmediatas del plantel que dirige y, aunque analítico y respetuoso como siempre, esta vez se mostró, en varios momentos, más cauto, sosegado y reflexivo.
Había ajetreo temprano en el terreno del “Calixto García”, se reanudaban los entrenamientos del equipo de Holguín. Luego de un breve descanso, las encomiendas de Noelvis se multiplicaban, no obstante, como acostumbra, no hizo esperar al periodista. Se le veía preocupado, la LVIII Serie Nacional estaba por iniciarse, pero ya comenzaron “los dolores de cabeza” para el mentor, debido a lesiones y enfermedades de varios de sus peloteros, incluyendo una baja definitiva.
En cada nueva temporada las exigencias y problemas por resolver han sido mayores.
-Así es. Ahora comienzo mi cuarta campaña como director. Cada vez se han añadido dificultades, algunas solucionadas, otras no, respecto a la nómina de jugadores disponibles y en otros renglones. Fíjate para la LVIII Serie realizamos uno de los mejores entrenamientos. A diferencia de la campaña anterior, ahora pude estar con la preselección todo el tiempo de la preparación, igual que Orelvis Ávila, preparador del pitcheo, sector donde se ha trabajado muy fuerte.
Los bateadores han hecho el 90 por ciento de las prácticas ante los lanzadores, lo cual beneficia más a unos y otros.
Además, las condiciones para el alistamiento han sido mejores y el infield y los jardines se ven fortalecidos, sin embargo, de un momento a otro se me lesionaron varios jugadores, quienes no podrán comenzar la Serie, lo que me obliga a hacer cambios en mis planes de alineación y rotación del pitcheo.
Te caracterizas por ser atrevido en tus propósitos con el equipo, sin embargo, ahora te muestras conservador y mesurado al referirte a las opciones de Holguín, incluso antes de surgir los inconvenientes transitorios relacionados con las lesiones, y a pesar de que tu plantilla actual es mejor que la anterior.
-No he renunciado a nada. La clasificación y avanzar lo posible continúan como intenciones, pero debemos sopesar lo deseado y la realidad, e ir por pasos, por eso lo primero es tratar de quedar entre los ocho.
¿Cómo se comporta actualmente la comunicación interpersonal dentro del colectivo?
-El ambiente interno es muy positivo, mayor transparencia en la comunicación entre todos, entre los peloteros y la dirección. Todo fluye como debe.
¿Qué experiencias te han reportado las tres temporadas como director del equipo holguinero?
-Cada año he sido más director. Cada vez aprendí algo nuevo, a estar consciente que todo es mi responsabilidad, aunque delegue tareas y no sea culpable directo de algún contratiempo. También he aprendido a ser más flexible cuando corresponde, que la exigencia tiene mucha relación con el rol, la personalidad, los problemas y el carácter de cada pelotero.
Confirmé en la práctica, que, junto a los aspectos generales, el tratamiento tiene que ser especialmente individualizado.
-Hoy soy más paciente y ecuánime, con acciones del director que deben ser inmediatas, mientras otras llevan más tiempo.
Dicen algunos que eres colérico y autoritario
-No lo creo, aparte de momentos impulsivos. Puede ser que doy esa apariencia que dices. Realmente soy sanguíneo, busco el balance, según las circunstancias. Más que autoritario he buscado la participación de los demás en el trabajo con el equipo. Escuchar y tratar de ser justo.
Como manager no has escapado de polémicas y contradicciones con la prensa y otros
-La reacción de ustedes (sonríe) depende de cómo va el equipo. Si estamos mal, la prensa nos enfoca las baterías, a veces con argumentos justos y otros que no comparto. Por cierto, yo llevo un libro, guía o diario, como quieras llamarlo, de todos los aspectos, datos, hechos y resultados del equipo, desde la preselección, en cada campeonato (muestra el libro que inicia para la LVIII Serie), donde incluyo mis equivocaciones, visitas recibidas y recortes de todo lo que escribes del asunto en el ¡ahora! con anotaciones mías: de acuerdo, no estoy de acuerdo o esto es una enseñanza. Además, aparecen datos de videos y grabaciones de la radio y la televisión…
-Es posible que a veces, en otras temporadas, un problema no lo haya conducido como debió ser, en contradicciones con otros, pero siempre movido por el propósito y deseo de favorecer al plantel, para que tenga mejores condiciones y mayores resultados.
Eres un especialista del béisbol muy estudioso y partidario de las estadísticas modernas
-La sabermetría te dice mucho, no te engaña. Refleja credibilidad de lo que haces sobre el terreno. Me ha reportado muchas victorias. También he leído bastante, y sigo haciéndolo, sobre técnica, tácticas y estrategias en el béisbol. Eso te arma, da herramientas para la acción.
En varias ocasiones cuestionaste la situación del béisbol holguinero
-Nuestro béisbol territorial necesita reorganización, una estrategia integral que incluya todos los aspectos y necesidades desde la base, más recursos cohesión y exigencias. Que se realicen todas las competencias, que el campeonismo no ahogue al desarrollo y actualizar los métodos arcaicos de enseñanza y modernizar las técnicas rutinarias.
¿ Y en Cuba?
-Todo lo que dije anteriormente es válido para el país, con más recursos. Los peloteros juegan muy poco con la actual estructura de la Serie Nacional. El calendario regular para todos debía ser más extenso, con un torneo paralelo, como hubo antes, para que funcionen las altas y bajas. Los contratados tendrían más tiempo de juego con sus equipos de provincia.
Dicen que tus pretensiones desbordan las posibilidades en la provincia: ¿Sueñas en grande?
-Sueño con llegar a dirigir al equipo Cuba. Si quieres avanzar, progresar, no debes limitarte, siempre y cuando lo hagas bien, sin dañar a nadie.
 

 

Autor:  Calixto González Betancourt

Deja un comentario

Your email address will not be published.